no veo este título




LA UNION plena

Supone llegar a la iluminación,

Y así, lograr alcanzar LA REALIZACIÓN

Todo aquello que uno ES...

Pasa por llegar a reconocerse.





jueves, 30 de junio de 2011

La falsedad

¿Cómo sabes que lo que sientes es cierto? ¿Qué aquello en lo que crees y piensas que es verdad, realmente es lo verdadero? ¿Cómo lo sabes? ¿Quién te confirma que todo lo que tú crees que puedes reconocer es realmente aquello que Es?

¿Puedes identificar la diferencia entre la verdad y la falsedad?

¿Dónde está la verdad?, ¿cómo puedes reconocerla?,

¿Crees que aquello que es cierto para ti es la verdad?

¿Podría ser que… las cosas no fueran como tú crees que son?

¿Qué es lo que te permitiría ver la verdad y reconocerla con la certeza absoluta de lo que es?
¿Porque crees estar en lo cierto?

Si te dijeran que todo aquello que tú has dado por cierto y en lo que basas toda tu vida es una mentira… ¿Qué sucedería?
¿Qué es lo que te capacita para identificar por ti mismo la verdad sin la necesidad de que nadie te venga a corroborar lo que tú crees que es?

¿Cómo se aprende a distinguir entre lo que es la verdad y lo que forma parte de la falsedad?

¿Crees que estas capacitado para identificarlo?

Puedes llegar a sentir que lo que identificas como verdad sea tan solo una mentira y forme parte del engaño en que te sume la falsedad para tenerte atrapado y dominarte.

¿De qué forma puedes por ti mismo, saber la diferencia entre una cosa y la otra?

Para poder ver la verdad, tienes que ver también la mentira y la falsedad… ¿Tú crees que puedes hacerlo realmente?

Te has planteado alguna vez que todo aquello que identificas como verdadero sea falso, que te estés autoengañando viviendo dentro de una historia que está basada en lo contrario a la verdad.

¿Dónde buscas la verdad?, ¿dónde la encuentras?, ¿Dónde está la verdad?

¿Crees que aquello que te conforta y te da la razón en todo lo que tú crees y en la forma de que te hace sentir cómodo y tranquilo, tal y como estás ahora mismo, está fundamentado en la verdad?, o es precisamente la inestabilidad y el desasosiego que sientes, al intentar sentir desde otra parte que no sea la razón que te da la mente, con sus criterios, con las justificaciones, con lo que has sido siempre y te ha llevado a dónde estás ahora que puede ser más cierto y más verdad que todo lo que has creído que era la verdad?
Si la verdad te hace libre… puedes afirmar que te sientes libre y eliges tu vida?



O estás condicionado, sometido, atado, enganchado a lo que sea. Que no puedes soltar y liberarte de todo aquello que te afecta y te hace daño.

 ¿Qué prefieres?, dejarlo estar, seguir donde siempre, pensar que estás haciendo lo correcto, aunque dentro de ti sientas que eso no es verdad… y prefieres seguir sufriendo.

La verdad nos hace libres, porque no nos engaña ni nos mantiene atados a nada, nos libera de todo aquello que es falso… por eso alcanzarla es tan difícil, porque la misma falsedad no quiere dejarte ir, no te quiere soltar, porque se alimenta de tu miedo, de tu propia inseguridad, de todo aquello que te impide ser tu mismo y sentirte plenamente libre y seguro.

Para alcanzar a ver la verdad, antes tienes que enfrentarte a ti mismo, a lo que has creído siempre que era cierto pero es una vida de falsedad… tú ya sabes lo que es, pero no puedes liberarte, has estado demasiado tiempo atado a lo mismo, has claudicado, has perdido todo el poder que tenías o lo has invertido… y ahora eres el reflejo de ti mismo, de tus historias, de lo que has elegido hacer por comodidad o porque creías que no tenías otra alternativa, has vendido tu alma, tu verdad… para no sufrir, sin darte cuenta que al fin y al cabo lo que lograbas con esa actitud de sumisión era peor que lo que se te prometía.

Has perdido totalmente el sentido de lo que es la verdad y ahora te cuesta mucho lograr verla, porque además ella se esconde detrás de la falsedad que se hace patente y se te pone delante de los ojos, engañándote, engatusándote, haciéndote creer que te está vendiendo todo a precio de saldo, que lograras todo aquello que deseas y serás feliz finalmente… Menuda mentira… tan bien elaborada.


Es tan perfecta la formula que utiliza la falsedad que difícilmente si no se sale de ella, y se la cuestiona, se la mira desde fuera de lo que nos está diciendo, de sus argumentos, de su aparente perfección… no se la puede identificar, no se la puede discernir, ni tan siquiera atisbar, porque la falsedad lo impregna todo, ha tomado el lugar de la verdad y la ha sustituido y como siempre has estado dentro de lo mismo… cómo vas a ser capaz de distinguir otra cosa que no sea lo falso.
Tienes que empezar diciéndote a ti mismo que tal vez lo que sientes, lo que crees, no sea lo que aparenta ser… entonces estás iniciando el camino, pero deberás recorrerlo… pasar duras pruebas, donde tú estás tan implicado que no querrás seguir, tan sólo querrás claudicar. ¿Sabes porqué? Porque duele y es desgarrador, abandonar una parte de uno mismo que ha sido creada, aunque fuera desde la ignorancia, es como si le amputarán un brazo o una pierna y, para más inri, es uno mismo quien empuña el bisturí para llevarlo a cabo. ¿Quién en su sano juicio querría libremente cortarse una pierna? Aunque te digan que está cangrenada y que lo más probable es que te conduzca a la muerte…
 No será fácil, sino una dura elección… perder una parte de ti, ¿cómo es eso posible? ¿Por qué? ¿Qué ha pasado? ¿Cómo ha sucedido todo esto? ¿Por qué una parte de mi no es buena?
Para alcanzar la verdad de todas las respuestas sólo hay una fórmula… conectarte con tu parte espiritual, con tu yo más profundo y su ser interno, la parte de uno mismo que permanece y es inmutable pese a lo que suceda, ocurra lo que ocurra y se convierta en lo que se convierta… siempre, eternamente será esencialmente verdad, porque lo que lo configura es parte de esa esencia y no puede ser de otra forma.
Así que a pesar de todo lo que uno sea, a pesar de lo que uno mismo haya creado de sí mismo… En lo más profundo de su interior existe una voz que le puede guiar, la que le conecta con su creador, con la parte que lo configura todo y que en realidad es quién le sustenta y le ha dado vida.
Por esa parte, ella es la razón por la que él existe y que nadie pueda creerse que si forma parte de la totalidad y, se convierte en una disfunción para la misma, vaya a producir una alteración en la totalidad. Vendrá la totalidad y subsanará su error, porque tú tan sólo eres una ínfima parte de esa parte mayor que tú y aunque ella te necesita y forme parte de ti, tú también eres una parte indisoluble de ella misma y por esa razón ambos estáis íntimamente ligados y pertenecéis a lo que lo configura todo.

Esa es la explicación que siempre se ha dicho de que todo forma parte del todo, nada está fuera de él, aunque una parte, se modifique, se rompa su estructura esencial y se desvirtúe, por naturaleza propia volverá a recuperar la forma original, esa es su esencia verdadera y esa es la parte sustentadora de la verdad.

De tal manera que aunque la falsedad entre en la verdad, por la razón que fuera, el mecanismo de la verdad prevalecerá y tomará de nuevo su lugar, porque no puede  ser de otra manera, no puede crecer y desarrollarse otra cosa que no sea la verdad.

La falsedad por ella misma está abocada al fracaso y a la perdición, se anulará y se autodestruirá por ella misma, porque es contraria a todo el proceso de expansión de la creación y como tal, el sistema no puede soportar una invasión de esta magnitud.

Así que de la misma manera que se creó será destruido y todo volverá a la normalidad.
Porque es la única forma en que ello puede terminar.

Aunque la falsedad no pueda reconocerse a sí misma como tal, la verdad si puede reconocer a la falsedad y, en esa gran diferencia, estriba toda la fuerza y toda la esencia de la misma naturaleza creadora.

Lo que Es, siempre Es, nada puede modificarlo, tan sólo se puede aparentar ser otra cosa de lo que es, y por eso precisamente, porque en realidad no es, es el camino que le lleva a su propia desaparición.

No puede existir en mi creación cosa alguna que no esté basada en la esencia de la verdad, porque sencillamente de ser así no existiría y tendería a la extinción. Lo cual hace obvio pensar que por esa sencilla razón de contenido, al no poder desaparecer lo que siempre Fue, Ha sido y Será, que cualquier cosa ajena a ello mismo, o se convertirá en mí o se transformará.

Esa es la Ley natural que rige toda mi creación y nada puede medrar fuera de ella, por la sencilla razón que estaría fuera de mí y de todo lo que me configura, lo cual no es esencialmente posible.


Para que quién tenga que oír y entender lo que ahora digo tome nota y se haga consciente del problema al que se enfrenta, se le da a partir de ahora la posibilidad de… Recapitular y regresar al seno de su origen, volver a estructurar su forma para adaptarse y reconocerse como parte de mi verdad y eliminar totalmente cualquier vestigio de falsedad de su propia esencia.


 Esa es la premisa evolutiva que se marca y que se tendrá que cumplir, mientras tanto no sea así… queda también dicho y dictaminado cual será el final de todo lo que se oponga a mí, a mi verdadera esencia… sufrirá las transformaciones necesarias para que desaparezca la parte invertida y no correspondiente y así todo volverá a quedar en paz, en orden y dentro de los cauces acordes y naturales a mi propia esencia y a la esencia de mi naturaleza dentro de la totalidad de toda la creación. He dicho y he dictaminado y así se cumplirá por toda mi esencia.

Canalización del 30 de Junio 2011

lunes, 13 de junio de 2011

SANANDO EL ALMA.-

LAS TRANSFORMACIONES EN LA EVOLUCIÓN:

Proceso de las transformaciones espirituales dentro del  sistema evolutivo existencial humano.

Emprendo un viaje… Soy un espíritu, una esencia, una Ser que como tal, inicia un proceso que ha de durar toda una vida.

Para ese recorrido llevo conmigo “todo lo que SOY” porque es todo lo que necesito: Un cuerpo físico y como equipaje, una maleta, mi alma.

Dentro de ella he ido poniendo todo lo que me define, lo que yo mismo he ido generando desde la base de lo que es mi esencia original. Sin embargo, también llevo conmigo el resultado de mis creaciones, lo que conjuntamente dará forma a mi identidad. Será lo que yo reconozco como mis percepciones singulares y únicas.

A ese nivel, tenemos lo que “yo creo que es” mi creencia acerca de todo lo que existe. También está ahí lo que “yo siento” de todo lo que voy experimentando. Finalmente podemos concluir diciendo que es todo lo que “yo identifico” en referencia a la identidad que “yo soy”.

Hasta aquí de momento no soy una presencia, tan sólo tengo una identidad. 

Ahora veamos detalladamente qué función tiene el alma dentro del proceso que estamos considerando.

El alma es la herramienta de que dispone mi espíritu para que yo pueda ir transformando mi identidad, es lo que me define en todo momento y dónde se irán produciendo los cambios y donde se almacenaran los resultados.

La esencia del alma es de naturaleza espiritual, ya que forma parte de nuestro espíritu, sus procesos se producen, desde y a partir, del ámbito emocional. Por tanto, el alma está íntimamente ligada al cuerpo emocional y a la energía que le configura, las emociones.

Gracias a la transformación final espiritual, se procede a generar cambios dentro de estos elementos que llevamos archivados en el receptáculo del alma. Algunos pueden denominar a ese espacio nuestro interior.

Aunque el verdadero proceso completo incluye la toma de conciencia, nuestra parte capacitada para comprender lo que nos sucede. Más allá del sencillo proceso analógico, deductivo, o dicho de otro modo, el que nos posibilita para razonar y que lo identificamos como la parte que procesa nuestros pensamientos, la mente racional, es otra de las herramientas que a la vez intervienen en todo el proceso. 

Pero al igual que sucede con el alma, sólo son parte del proceso evolutivo de la transformación. La llave es la comprensión a través de nuestra conciencia (desde un estado elevado de consciencia) y le denominamos así, porque reconocemos que en ese instante de lucidez, estamos muy por encima del lugar de donde procede la información que detectamos habitualmente en forma de pensamientos. Es menos denso, estamos fuera del pensamiento lineal y nos situamos en un escalón más elevado, lo que gracias a esa altura y gracias a la visión de conjunto de la cual disfrutamos en ese momento, lo que es a la vez un estado, estamos en ese momento cualificados para poder ver algo más que antes desconocíamos y que nos clarifica, pone luz a una parte donde antes había oscuridad. 

Descubrimos un sentido y un porqué, vemos con claridad, razonamos y gracias a esta ampliación de información acerca de lo que es crucial para nosotros, se nos posibilita el comprender.

Es una comprensión totalitaria que deshace aquello que se formó y cristalizó fruto de una información errónea, resultado del desconocimiento al nivel que fuera, tanto mental, como creencia, o emocional, como una forma de emoción. 

Desde que formamos esa creación en nosotros, nosotros nos convertimos en eso, somos todo lo que nosotros mismos configuramos y nos damos la forma que finalmente tenemos y expresamos.Ese "yo soy" al que hacíamos alusión al principio.

Al obtener una nueva “visión”, un entendimiento ampliado y nuevo, de la situación acerca de la cual estamos centrando nuestra atención, la que estamos observando, es cuando entra en juego la parte más elevada e inmanente de nosotros mismos, la que perdurará, la que no se transformará con el tránsito de la muerte,  cuando finalmente concluyamos con la experiencia de la vida.

Ahí es cuando, a través de la energía de las emociones, gracias a su cualidad y posibilidades se transformará lo que habíamos formado con anterioridad, lo que pertenecía a un plano inferior, más denso, menos luminoso, menos elevado. 

Gracias al proceso de identificación y reconocimiento lúcido es cuando comprendemos, cuando se hace la luz. Y la luz, es a la vez AMOR, porque en los parámetros de la directriz de este mundo, esa es la esencia de formación. 

He aquí, porqué no se logran las transformaciones cuando uno las contempla tan sólo desde el ámbito de lo mental. Uno puede “conocer”, ser muy sabio en cuanto a lo que son todas las cosas, pero carecer de la parte necesaria de la esencia, el amor, la energía del amor que sea precisa para proceder a la transformación.Ya que ésta es la que rige en el mundo del espíritu.

así sucede si se queda relegado solo al plano mental y no se producen los cambios y las transformaciones en los ámbitos más elevados de la conciencia, por ese motivo, uno sigue igual que siempre, a pesar de leer mucho, conocer mucho, seguir a maestros y sus teorías, etc.

Faltará la consumación del proceso, la ALQUIMIA, que se genera siempre gracias al elemento clave: EL AMOR.

Sin la energía del amor no se puede producir cambio alguno, puesto que no hay elevación de conciencia, no hay una verdadera transformación.

El único elemento capaz de obrar ese milagro, es el amor y para que ello se produzca nosotros somos los que deberemos entrar en su sintonía. Vibrar en la misma frecuencia.

La mayoría de las veces se confunde este estado, se cree que por entrar en una “idea” de él, ya se halla uno dentro de él. Nada más alejado de su centro.

Sólo hay una manera y pasa por el alineamiento de nuestro ser con la energía vibracional del amor, no hay otra fórmula. Eso es lo que marca la diferencia y se reconoce, cuando realmente se siente lo que es el amor verdadero, el incondicional.

 Ir experimentando este proceso nos enseña y nos cualifica para ir descubriendo el desarrollo del amor, evolucionar al unísono con él y a través de él. 

Ese es nuestro cometido y nuestra labor como el ser evoluciónate que somos durante nuestro viaje eterno de regreso a la fuente de la que salimos. Ese es el sentido de todo el proceso mientras estemos dentro de las directrices de la energía del amor. 

La conciencia de Dios es infinita como lo es a su vez, la infinitud de energías que contiene. No alcanzaremos la experiencia de otro nivel de conciencia más allá del de este plano, mientras no integremos la esencia de la energía del amor. Para eso estamos aquí y de eso se trata nuestro aprendizaje.

com... comen... coment... coméntame...

"Sólo por hoy seré mejor que lo que pude llegar a serlo ayer"

Amaré desde lo más profundo de mi alma...

¡PASALO!

¡PASALO!

Todo aquel que desee la verdad y la luz las encontrará por sí mismo.

Todo aquel que desee la verdad y la luz las encontrará por sí mismo.
Para aprender algo debes dejar de lado la seguridad que te da la propia ignorancia.

Y verá sus efectos...

Y verá sus efectos...

A veces podemos verlo con nuestros ojos...

A veces podemos verlo con nuestros ojos...