no veo este título




LA UNION plena

Supone llegar a la iluminación,

Y así, lograr alcanzar LA REALIZACIÓN

Todo aquello que uno ES...

Pasa por llegar a reconocerse.





domingo, 19 de abril de 2009

Las relaciones







¿QUE HAY DETRÁS DE LAS RELACIONES DE PAREJA?

En todas las relaciones cada vez que surgen conflictos con los demás, podremos decir que surgen desde lo más profundo de nuestras almas y por ello nos esforzamos para que el entendimiento prevalezca y podamos entendernos…




Pero, no sucede así porque en realidad cuando surge un conflicto, detrás hay una diferencia marcándose en cualquier parte de ambos individuos implicados, ya sea a titulo sencillo en la forma de hacer una cosa, en cómo conducirse o en como relacionarse, en este caso último que por su complejidad engloba todos los demás estados.



Porque según también algunas creencias y formas de proceder establecidas, y esto es ni más ni menos lo que sucede por norma general, se están marcando unas diferencias porque ambos así lo consideran, es de suponer que cuando te relacionas con otro es porque sientes unos sentimientos por él, o al menos eso es lo que todos nos creemos; entonces ya tenemos el campo de cultivo predispuesto…¡y no veas lo que se va a cocer y desarrollar ahí!



¿Y qué nos sucede entonces?. Que nada de lo que teníamos previsto que nos sucediera, ni de lo que nos gustaría que estuviera pasando y nos hiciera sentir felices y dichosos, al estar yendo de la mano de ese ser maravilloso del que nos hemos (en amor dados).



Pues por muy extraño que parezca, pese a nuestras extraordinarias intenciones y el profundo amor que nos profesamos, no está ocurriendo nada de todo lo que deberíamos estar experimentando y sí que, muy a nuestro pesar, nos empiezan a suceder cuestiones muy diferentes. nos sentimos heridos, de la manera que sea, a veces tan tontamente que incluso nos extrañamos de sentirnos así puesto que no sabíamos que podíamos llegar a ser tan sensibles y poder llegar a ser tan susceptibles, por lo que el otro pueda estar haciéndonos. y en este haciéndonos he metido de todas las formas que sea posible, ahora no entraremos en los comos, lo que si haremos, es entrar en detalle en que, eso, es lo que nos sucede a ambos desde un primer momento en que ya nos hemos implicado seriamente en nuestra relación.



Veamos entonces ¿que nos está sucediendo realmente?, debido a la naturaleza de todas las interrelaciones humanas dentro de un marco evolutivo consciente, aunque lo mismo exactamente sucede a título inconsciente, se pondrán a la palestra todos y cada uno de los asuntos de cada miembro de la pareja que deban de ser purgados, reconocidos y completamente pasados a la parte consciente para así quedar absolutamente liberados de ellos. Y eso les ocurre a los dos exactamente por igual.



En el caso en que uno de los dos miembros de la pareja no pueda reconocer su propia implicación en los asuntos del otro, es causa de la misma manifestación inconsciente de los hechos que acontecen, porque indudablemente, cuando se produce un malestar dentro del ámbito creado a dos, ello está repercutiendo en los dos y ambos, son responsables de que este círculo de creación generado por ellos mismos, se regenere y pueda ser sanado de todas las circunstancias que le afligen.


La dificultad intrínseca en el reconocimiento por los personajes implicados en el drama que sea que se esté desarrollando, no hace más que acentuar la imposibilidad de vislumbrar su propia implicación en el mismo.



Evidentemente que se alternaran los papeles y los roles a desarrollar, porque así será durante la relación, irán surgiendo los distintos asuntos pendientes de cada uno, y le afectarán al otro, porque esa será la única manera en que ambos puedan reconocerse al verse reflejados en el otro.


Cuando nos negamos ante esta evidencia, lo único que estamos haciendo es dificultar la resolución del conflicto con el que estamos lidiando, sea nuestro exclusivamente, sea del otro o seamos ambos quienes estemos plenamente implicados, lo cual suele ser lo más habitual que suceda, puesto que con lo que nos estamos encontrando realmente es con una nueva forma de ser a dos, con una relación que será el claro exponente de todo lo que nosotros somos, y o bien, porque las partes a superar individualmente, pueden llegar a pesar demasiado, en la medida que pueden hacer perder el equilibrio,(de la forma en que pueden llegar a manejarse los asuntos de la relación por ambas partes), entonces quien realmente está sufriendo las consecuencias, es la tercera parte creada conjuntamente a dos, que no es ni más ni menos que la relación, que no hace más que de reflejo de ambas intervenciones personales y es un compendio de las influencias a las que está sometida por los dos.


Por todo lo cual ella se resiente y se queja, porque no puede entender como que de un sentimiento, en teoría de amor con todo lo que ello implica, salga tan mal parada y a punto de saltar en pedazos a la más mínima disputa o discordia de pareceres de los dos que la configuran.

Ahora ya tenemos la cuestión clara, una relación es el ámbito donde dos personas deciden entrar para poder ver con mayor nitidez sus propias virtudes y por supuesto defectos, donde dicha entidad creada A DOS EN PLENITUD DE FACULTADES Y EN ABSOLUTA LIBERTAD DE ACTUACION, será la muestra de lo que cada uno lleva desarrollado, o en su defecto, debe pasar al consciente para desarrollar, o lo que es lo mismo, quedarán claras cuales son las partes de cada uno que se deben de trascender, y en algunos casos, lo que es un don para uno, puede resultar ser un sufrimiento para el otro, cuando el efecto que éste pueda tener en el, él sea excesivo por lo que este pueda soportar.


Vemos de esta manera que los conflictos que pueden llegar a surgir seguramente sean muchos y variados, por no decir de todos los colores, porque el mismo hecho de pretender crear una entidad nueva a través del compendio de dos entidades individuales y completamente distintas, la una de la otra, ya está dando lugar a serias complicaciones, y es más, se podría decir que en algunos aspectos el relacionarse debería basarse en otras fórmulas más elevadas, todo lo cual no se hace posible en estos momentos sin antes pasar por el cedazo de la purificación individual propiamente dicha, puesto que sin estar limpios completamente de todas nuestras disfunciones, ¿cómo podremos lograr que una tercera creación realizada desde nosotros mismos, desde todo lo que somos, sea lo que debe de ser?.



Ahora bien una vez sentados los precedentes de lo que sucede cuando se desarrolla una relación, tengamos en cuenta que en los momentos en que estamos viviendo, donde se está dando paso a una nueva forma de conciencia más evolucionada del ser, será en el ámbito de creación que propicia la relación, donde mejor se puedan salvar y resolver las distancias y los asuntos que sean necesarios sanar, en cada miembro de la pareja.




Y… el amor, lo que hace es de nexo de unión y de elemento alquímico en todos los casos, en que se producirán discordias y malentendidos continuos, hasta que se puedan dar por finalizados tales enfrentamientos y no existan las diferencias que hay. Porque ¿no deberíamos de plantearnos que si somos seres individuales, perfectos tal y como somos en nuestras diferencias, ello será el elemento más importante a considerar?, porque lo que hará es llenar de color y matices de valores a la relación que crearemos juntos y donde toda esta diversidad se complementará ella misma en su propia naturaleza por su riqueza y variedad de contenido.

Eso ahora es lo que tendremos que valorar en su justa medida, reconocer que nos hemos olvidado de cuál es la verdad que se esconde detrás de una formula como cualquier otra de conducirnos a ser mejores y de disfrutar haciéndolo.


Si decido libremente y por el motivo que sea implicarme en una relación, soy responsable de ella y aportaré a esta relación todo lo que llevo conmigo, y lo mismo hará el otro. Si el paquete que aporta cada cual, es demasiado para el otro miembro de la pareja, se pueden valorar las posibilidades reales que existen de que ello sea posible llevarlo conjuntamente o no.


Lo que si está claro, es que si nos olvidamos de que el AMOR es el único elemento que tiene la posibilidad real de efectuar las transformaciones, tanto en nosotros mismos como en el otro, entonces nos hemos olvidado del ingrediente más importante; y si este no existe, en el grado que ha de ser necesario en comparación a lo que se tenga que disolver, entonces no tendrá la fuerza suficiente para actuar como disolvente y transformador de todos los elementos en discordia que están ajando la relación, y ambos sufrirán las consecuencias de ello y por tanto, deberán hacerse conscientes de que es verdaderamente lo que está sucediendo.



Realmente para ser capaces de no añadirse más dolor y sufrimiento a sí mismos, por el nuevo sentimiento de frustración que se pueda generar por la misma impotencia al no lograr un equilibrio y desarrollo adecuado de la relación en la que están implicados. Ni tampoco ser capaces de realizar aquello que uno mismo debe de trascender.


Cualquier visión parcial o concreta de la totalidad no podrá explicar más que eso, una parte de un todo, es importante tener la posibilidad de ver las cosas desde fuera, primero para que y al ir entrando poco a poco, en todas y cada una de las cuestiones, luego sin ninguna carga emocional y por orden, se pueden analizar en detalle y llegar a comprenderlas, cosa que de otro modo sin la definición suficiente y sin la necesaria objetividad y claridad nos podremos perder en los detalles.


Este análisis del momento presente en cuanto al sentido de las relaciones, sin entrar en ningún tipo de porqués, (eso se hará si es pertinente hacerlo en cada momento), pero si tenemos la capacidad de ver con claridad que esto es lo que sucede, a partir de ahí las cosas pueden ser muy diferentes, lo cual no quiere decir que sean más sencillas.
El observarnos desde este punto de vista implica que ya se han reconocido muchas cosas y gracias al equilibrio obtenido por ello, nos permite y nos guía mediante el uso correcto del verdadero sentido del AMOR, que se expresara a través de su fragancia: la comprensión.

viernes, 17 de abril de 2009

Dos mundos












¿Qué diferencia existe entre el mundo conocido y un nuevo mundo que se genera a partir de un estado de nueva conciencia?

Cuando venimos de un mundo donde todas las premisas establecidas y conocidas ya de antemano por nosotros y por todos los demás, nos han permitido relacionarnos de una manera u otra con nuestros semejantes, deberíamos cuestionarnos cómo lograremos relacionarnos en un mundo nuevo, donde todas las premisas establecidas de antemano y todas las fórmulas relacionales se hallan condicionadas a una nueva conciencia del Ser; que se establece en esta estadía y donde como premisa básica y como condición indispensable para estar en el nuevo mundo, es que la persona está con la voluntad puesta en su propia evolución y es absolutamente consciente de ello.

Por eso, desde un nuevo estado de conciencia en evolución, donde todo lo que se percibe pasa por un nuevo filtro del que se carecía anteriormente y que indudablemente se desconocía, puesto que nunca antes se había sido capaz de establecer un diálogo con él y manifestarse desde él, (estamos hablando del Ser superior o Ser supremo).

Que es el que una vez uno ha sido capaz de conectarse a él, después de establecer todas y cada una de los ajustes dentro de su propia conciencia, por naturaleza propia y de la manera más natural que uno puede imaginar, se produce la unión, una unión que no es posible realizarla a voluntad propiamente dicha, porque como todo lo que supone un logro después de una realización, se producirá en su preciso momento y por efecto de la elevación de la conciencia hacía él, y no viceversa.


Ello hace que nuestro propósito sea el que nos guie en todo momento, incluso cuando vayamos a tientas y sin saber dónde ubicar nuestros pasos, hasta que llegue un momento en que alguien nos ampara, nos sentimos guiados y sumergidos dentro de una totalidad de la que somos parte integrante y completamos como si de un engranaje perfecto se tratase.
Entonces y gracias a los trabajos y esfuerzos realizados en nosotros mismos, hemos conseguido convertirnos en unos hombres nuevos, completamente distintos a los que éramos, donde todo nuestro ser vibra en sintonía con todo lo que existe y por supuesto con nuestra voluntad y desde el latir propio de un sentir de amor universal y supremo.

Algo distinto al amor que creíamos conocer antes, puesto que no era lo que nosotros pensábamos, ¿y eso por qué?, porque ese amor es el resultado de un amor teñido de cientos de matices erróneos por creencias, por falsos deseos, por multitud de necesidades, de apegos, de caprichos y en definitiva, el resultado de un hombre incompleto que no conoce quién es verdaderamente y cuál es su sentido último evolutivo.

¿Cómo no va ha haber diferencias entre ambos mundos?, en realidad son prácticamente irreconciliables, porque vibran absolutamente a dos niveles distintos de vibración de entendimiento y de nivel de conciencia.
Cómo podemos experimentar la diferencia? Porque todas las cosas se contemplan desde una nueva perspectiva, por lo que si procedemos de la misma forma, nuestro comportamiento también ha cambiado y entonces desarrollamos paulatinamente una nueva realidad que nunca antes creímos que pudiera existir, la nuestra.

jueves, 16 de abril de 2009

En asuntos de dinero y espiritualidad



La prosperidad va relacionada con la expansión, todo ser evoluciona constantemente su consciencia expandiéndose a sí mismo y prosperando en todos los ámbitos, desde lo espiritual hacía lo material y viceversa, puesto que ambos planos no dejan de ser una expresión de la misma evolución del ser en esta tierra.

Cada individuo deberá centrarse en aquellos aspectos de la realidad que por el motivo que sea no lleve lo suficientemente trabajados y por ello le cause un conflicto al relacionarse con ellos.

El Dinero, como símbolo de poder material, es uno de los elementos a considerar en el momento en que el ser está preparado para equilibrar toda la vertiente material. Puesto que hoy por hoy, el dinero es el máximo representante de un mundo material que carece de su expresión espiritual acorde y que ha utilizado ese poder, para dominar la materia, fuera del mismo contexto espiritual que lo equilibra, por la misma naturaleza que se supone que fluye al estar viviendo la materia desde el espíritu, donde cada uno están en la medida que les corresponde y en perfecto equilibrio, fluyendo la una con la otra y así continuamente, sin caer en la exclusión de una de ellas para alcanzar la plenitud de la otra.

Durante la Historia de esta humanidad, el hombre ha contemplado la realidad siempre desde dentro del mismo circulo de la materia donde estaba excluida la parte equilibrante espiritual, entonces ha intentado excluir la materia para que por propia naturaleza entrara la espiritualidad, lo cual no ha dado nunca resultado puesto que no se trata de incluir a una y excluir a la otra, sea la cuestión que sea, sino que más bien debemos de considerar el hecho de que ambas deban de convivir en armonía y equilibrio por efectos de la verdadera divinidad expresada a través de la materia.

Quien es capaz de no entender que la naturaleza de Dios es plenitud, abundancia, prosperidad y que no es carencia, limitación, restricciones, sufrimiento... Porqué en la práctica y por la misma razón que hemos comentado anteriormente, se dá la creencia de que: ¡el dinero está reñido con la divinidad!.

¿Cuántos seres iluminados y transitantes del mundo espiritual en esta tierra no han hecho sino apología al salir de todo lo relacionado con los bienes materiales?
Analicemos detenidamente esta cuestión, pero hagamoslo desde fuera del círculo conocido, donde se dá la exclusión de una y de la otra. Observemos lo mismo desde otro prisma, desde el de la naturaleza en todo su explendor, desde la abundancia.

Desde un círculo de creación nuevo, donde ambas tienen cabida. Donde la materia en su máxima expresión es el resultado de la divinidad y de la sabiduria espiritual expresándose a través de la conciencia. Como resultado de un perfecto equilibrio, donde nuestra conciencia no nos dictamina lo que está bien o lo que está mal, porque ya ha entendido que ambos conceptos forman parte de un enfoque dualista y excluyente de la totalidad y solo fluye y transita por todas las posibilidades de la materia donde cada ser pueda menester experimentarla, sin cuestionarse nada, sin rechazar nada, tan solo viviendo en plenitud y armonia. Dando y recibiendo todo aquello que la vida le pone al alcance de las manos, ¿quien está cualificado para cuestionarle a otro ser que la experiencia de la riqueza o de cualquier otro ámbito relacionado con la misma no es la experiencia propiamente dicha que ese ser ha elegido experimentar y que para llegar a ser un gran ser espiritualmente elevado debe de huir de ella y evitarla?.

Podemos considerar un mundo antíguo, el del círculo de creación excluyente, el que ha depositado la creación de la riqueza de una parte del mundo apoyándose en la pobreza de la otra parte y que por ese motivo carece del supuesto equilibrio natural que sería deseable. Cuando se logra salir de tales supuestos y se experimenta un nuevo ámbito de creación, un mundo nuevo surge en todo su esplendor y somos capaces de experimentar la enorme riqueza que se derrama sobre cada uno de nosotros, entonces toda visión del dinero cambia.
Porque entendemos que a pesar de toda la carga implícita que conlleva, por la manipulación y el poder que ha ejercido en toda la historia de esta humanidad. Con la pertinente intolerancia y dominio que ha supuesto y continua ejerciendo, ya que todavía en la actualidad, el dinero es manejado por las mismas mentes faltas del entendimiento que les puede llevar a alcanzar otra visión acerca del mismo y de lo que representa en la sociedad como elemento de intercambio.

Salir de todo lo que representa el dinero y de cualquier idea preconcebida o creencia ligada a este, es lo único que puede hacer fluir su energía en nuestra vida, al igual que todas las demás. Como el dinero en este mundo es el símbolo que ha enarbolado la matería, si logramos manejarlo adecuadamente y en plenitud de facultades desde el sentido que nos dicta nuestra conciencia, estaremos haciendo en todo momento lo correcto y lo utilizaremos con equilibrio y en la justa medida que le corresponda en cada momento porque habremos salido de su viejo circulo vicioso de manipulación.

Sea esta la cuestión a considerar, a pesar de que este mundo siga los mismos dictámentes y las mismas normas que han prevalecido siempre, nosotros como seres espirituales en pleno desarrollo de nuestra conciencia que nos reconocemos, en estos momentos de tránsito, nuestro ser deberá adaptarse al manejo de todas las cuestiones que se le propongan desde este mismo mundo material, hasta que por eliminación natural de todas las antíguas formas de proceder, sean sustituidas dichas las fórmulas de interactuar con la matería y gracias al mismo resultado de la elevación de la conciencia colectiva sean aplicadas nuevas maneras de convivir y de actuar.
Donde tal vez el dinero, como elemento y símbolo del falso poder y del status ya no tenga ninguna validez, siendo sustituido por otras formas más acordes a la sutileza del espíritu humano, más evolucionado y plenamente consciente de que ya ha salido del viejo círculo de creación excluyente y ya esté ejercitándose de pleno derecho en un nuevo mundo del que debemos hacernos conscientes ahora, y que mejor forma de hacerlo que derribar las viejas creencias que no nos han conducido a ningún lugar, salvo al engrandecimiento de la materia por encima de todo lo demás, utilizando el dinero como aliado.
Entendamos estos nuevos parámetros y entendamos plenamente su significado de trueque, como lo que verdaderamente es, al fin y al cabo, y no le sirvamos más como siervos estando sometidos a su dictadura. Es exclusivamente una herramienta más, denominada dinero, que puede llegar a sernos útil, pero nada más, solo eso, un elemento más que manejar en la vida cotidiana de la materia.

Cuando en nuestro observar descubrimos que una de las razones más importantes del estar aquí, es el hecho de comprender como funciona la matería y el ser en su interrelación con ella. El llegar a comprender que un sistema creado que ha generado un mundo donde no existe la viabilidad espiritual, no es el sentido último de la interrelación del espíritu con la matería. Cuando en realidad los mundos de la matería fueron creados para posibilitarle al ser su evolución.
Además llegar a la comprensión de que el dinero sólo ha supuesto el ensalzamiento de dicha creación por encima de todo, auto-otorgandole a la matería la supremacia absoluta por encima del espíritu. ¿cómo es posible que uno excluya a lo otro si ambos están dentro de los parámetros de la interrelación natural del ser en su proceso natural de evolución y conocimiento?.

Llegados al punto, en que este mundo material recupera su sentido último y su función, al ser le corresponde expresarse y manifestarse en consecuencia. Integrando dentro de sí mismo el conocimiento de que el manejo de la materia sea uno de los sistemas a reestructurar y se alcance el conocimiento de que el dinero, como elemento y símbolo de lo material establecido en este mundo cobra una visión nueva plenamente espiritual.

com... comen... coment... coméntame...

"Sólo por hoy seré mejor que lo que pude llegar a serlo ayer"

Amaré desde lo más profundo de mi alma...

¡PASALO!

¡PASALO!

Todo aquel que desee la verdad y la luz las encontrará por sí mismo.

Todo aquel que desee la verdad y la luz las encontrará por sí mismo.
Para aprender algo debes dejar de lado la seguridad que te da la propia ignorancia.

Y verá sus efectos...

Y verá sus efectos...

A veces podemos verlo con nuestros ojos...

A veces podemos verlo con nuestros ojos...